21 de septiembre de 2014

¿Pueblo inteligente y corajudo, o pueblo bien pendejo?

Venezolanos, a los 100 años, y 52 días de sumisión, ante quienes manejan nuestras resultas petroleras, les pregunto.
¿De verdad consideramos que el cacique de turno, o quien sea que ocupe su puesto, junto a su grupito intimo de amiguitos, esta en mejor capacidad de manejar las 29 millones de cuotas de resultas petroleras nuestras, que cada quien de nosotros la propia de aproximadamente $200 por mes?
¿Si un SI, es eso un reflejo de un pueblo inteligente y corajudo, o más bien de un pueblo bien pendejo? 
No me respondan a mi... ¡respóndanse a ustedes mismos¡... (si se atreven)

¡Independencia!

23 de agosto de 2014

“¡Ahí está el detalle!”

¿Una asamblea de los de-ésta-manguangua-no-nos-sacan; o una de los quítate-tú-pa-ponerme-yos; o una de ciudadanos deseosos de asumir la responsabilidad por la siembra de sus propias cuota partes de las resultas petroleras? Como diría el genio de Cantinflas… “¡Ahí está el detalle!”
Hace unas 3 semanas cumplimos 100 años esperando que quienes nos gobernasen sembrasen bien nuestras resultas petroleras. Vista los pobres resultados sostenibles obtenidos, nadie puede, sin que se le deba caer la cara de vergüenza, argumentar que eso lo hayan logrado.
E igualmente nadie puede argumentar que la centralización en el Estado del poder económico que representa nuestras resultas petroleras, haya permitido profundizar nuestra democracia.
Y aún así como que nos estamos encaminando a otros 100 años de mala siembras de resultas, y de triste sumisión ciudadana ante caciques hechos poderosos con lo nuestro.
¿Cómo es eso posible? Antes que nada, por cuanto las fuerzas motivacionales de los que buscan usurpar el máximo de todas las resultas-petroleras, son mayores que las de un ciudadano que solo busca que le entreguen su cuota parte de éstas.
Pero quizás la motivación de buscar una unión que hoy permita librarnos de la angustia de vivir en un país de divididos también sea importante. Y nada podría exorcizar tanto la desunión, como el repartirnos las resultas petroleras por igual entre todos.
Y por cuanto todos los muy deseosos distribuidores usaran todas sus habilidades mesiánicas para convencernos que aquello no nos conviene, es importante que recordar algunas razones del por qué sí lo queremos.
I: Cuando un Estado recibe sus ingresos fiscales directamente de los ciudadanos, sus gobernantes tienen un interés vital en que a los ciudadanos les vaya bien. Cuando reciben un ingreso relancino, como son las resultas petroleras, ese vínculo no existe.
II. En la distribución de las resultas petroleras, a cuenta de que “el que parte y reparte se queda con la mejor parte”, y a cuenta de la misma ineficiencia de los distribuidores, perdemos una inmensa parte del valor de esas resultas; al mismo tiempo que se distorsiona todo el proceso de consumo y asignación de recursos en la economía. ¿Aceptaría una mayoría que se regale gasolina si ese regalo les significa un menor cheque mensual?
III. Esas resultas petroleras le fueron entregadas a los venezolanos por la providencia… sin que Venezuela haya hecho nada para merecerlas… por lo cual no tenemos un derecho moral para no distribuirlas equitativamente.
IV. Hay quienes sostienen que esas resultas deben ir a quienes más lo necesitan. ¡Pues no! Por cuanto eso requeriría de esos medidores de necesidades y determinadores de merecimiento de los cuales justamente necesitamos escapar. Además, al hablar de justicia entre pobres y ricos, no se nos olvide la justicia entre los pobres… por ejemplo no es justo que algunos pobres se lleven una súper-tajada vía una vivienda gratis y otros, como consecuencia de aquello, reciban mucho menos 
V. Y quienes andan creyendo en descentralizaciones como elemento generador de bienestar colectivo, por ejemplo en los concejos comunales, deberían estar entre los más interesados en no corromper a estas asignándoles el rol de distribuidor de resultas petroleras. No olvidemos que si bien el papa Estado puede ser bien malo, igualmente con demasiada frecuencia, se da lo de “pueblo chico infierno grande”
Amigos, busquemos hoy la unión donde mejores posibilidades tengamos de encontrarla.

16 de agosto de 2014

No vendan Citgo… ¡regálenla!

…al que más barato ofrezca refinar nuestro crudo
Entiéndalo… es perfectamente posible que los robos en una Citgo nuestra, sean mayores que en una Citgo de otros…
Quizás si Venezuela estuviese pagando las nulas tasas de interés que paga los Estados Unidos pudiese opinar distinto, no lo creo… pero ése no es el caso por mucho rato… lamentablemente.
Jamás me gusto lo de Citgo. El verdadero rendimiento que nos produce el petróleo está en su extracción. Si necesitamos refinarlo, esos servicios, y que con la excepción de algunos momentos donde se dan ciertos cuellos de botella producen unas tasas de rendimiento ínfimas sobre inversión comparado con la extracción de petróleo, sencillamente se deben comprar al mejor precio. 
Y, si absolutamente nos da un teque-teque de que tenemos que tener esa capacidad de refinación, pues que por lo menos esa se ubique en Venezuela para que si perdemos dinero lo perdamos en Venezuela
“Nuestro petróleo es pesado y contiene mucho azufre, por lo que resulta más difícil de vender que el néctar de nuestros competidores. Gracias al Programa de Internacionalización de PDVSA, basado principalmente en la compra de una serie de refinerías especializadas, parecería que hasta la fecha hemos logrado superar ese obstáculo o por lo menos así nos lo dicen y así lo creemos. No obstante, es triste que nuestra confianza en PDVSA deba resultar de un inmenso acto de fe y no de contundentes respuestas a las preguntas y dudas que flotan en el ambiente.
Hay quienes se preguntan si nuestras refinerías verdaderamente son usadas para procesar crudos pesados, al existir información que apunta a que muchas de ellas procesan crudos livianos y que seguimos contratando con terceros la refinación de los pesados.
Aún cuando suene increíble, hay quienes sospechan, que el verdadero trasfondo de estas adquisiciones obedece a un intento de PDVSA por asegurar que ciertos flujos financieros queden fuera del alcance de las garras de su propietario. En tal sentido, hay quienes llegan a sostener que nuestros tecnócratas petroleros están tan aislados del resto del país, que prefieren que PDVSA pague impuestos al 35% en los Estados Unidos, que pagar el 66% en Venezuela, sólo porque eso le resulta menos oneroso a La Corporación.
Hay quienes piensan que de decidir PDVSA vender algunas de estas refinerías, probablemente no recuperaría su inversión, salvo que se incluya dentro del precio la garantía de un contrato de suministro de crudo a descuento. Algunos sostienen que eso fue justo lo que pasó cuando PDVSA las compró, es decir, que los precios de adquisición fueron demasiados altos, porque de antemano incluían la plusvalía que se podría derivar de una relación preferencial con PDVSA.
Siempre me he preguntado si no resultaría más efectivo vender nuestros crudos directamente en el mercado, así sea con grandes descuentos, en lugar de incurrir en los costos de ejercicios tipo Citgo, tan difíciles de controlar, más aún cuando la propia Citgo, en documentos públicos [Forma 10-Q/A que Citgo entregó a la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos, el 24 de Enero del 2000], reconoce que de todas maneras le compra petróleo a PDVSA a precios por debajo del mercado”
Y eso de asegurar mercados que de todas maneras depende antes que nada de quien quiera vender petróleo al mejor precio ajustado por calidad y transporte, jamás me convenció. En Marzo de 2001 en El Universal escribí sobre “El cuento de la participación”
Y lo anterior, cuando eso sin duda podía tener repercusiones para mi actividad profesional como consultor en Venezuela, lo escribía y lo gritaba a los cuatros vientos y sin que nadie lo refutase… puesto que era la época en que, a Pdvsa, ni no el pétalo de una flor… 
“Citgo tiene tres componentes: 
Una red de franquicias gasolineras que desean surtirse con gasolina de calidad aceptable para revenderla al mejor precio… por lo que con tener la gasolina de calidad aceptable al mejor precio basta… las demás ganancias, son de los dueños de las franquicias. 
Unas refinerías que refinan petróleo no venezolano. Por cuanto la refinación de petróleo, en términos generales, aun para eficientes entes privados, ha resultado, en promedio, ser un negocio muy mediocre, tales refinerías constituyen un negocio público más que mediocre para Venezuela. Hubo una ventana de oportunidad para venderlas a buen precio cuando hace no mucho la capacidad de refinación era especialmente escasa… ya no. 
Unas refinerías que refinan petróleo venezolano y que, sin tener petróleo venezolano que refinar, no justificarían ni siquiera el pago a un guachimán para que cuide sus pedazos de hierro. 
En suma, jamás hubo razones por las cuales pagar algo por Citgo, como jamás habrá razones de esperar algo en pago por Citgo. 
Si alguien ahora dice que espera conseguir unos 10.000 millones de dólares por Citgo, es por cuanto alguien espera regalarle unos 10.000 millones de dólares o más a Citgo, mediante unos contratos de suministro de petróleo venezolano a descuento… igualitos a los contratos de suministro de petróleo venezolano a descuento que permitieron a Citgo disfrazar, desde su principio, la extrema pobreza de sus resultados financieros. En otras palabras, alguien tendría la intención de crear sobre nuestro petróleo otra hipoteca china para beneficiar su propio ahora, sin preocuparle nuestro mañana... ¿vomitivo eh?”
Y en Febrero de 2013 en El Universal explicaba además que eso de un tal Joe Kennedy regalando petróleo nuestro en los Estados Unidos, a nombre de Citgo y de su dueño, su cacique de turno, me resultaba insoportable.
Y por lo cual hoy no tengo la menor intención de ponerme a defender el que Citgo no se venda… 
Eso sí… que se regale a quien más barato se ofrezca a seguir refinando nuestros crudos de acuerdo a las necesidades… o a quien se comprometa construir unas nuevas refinerías… pero en Venezuela
Eso sí… que no la vendan caro sólo por cuanto le colocan otra hipoteca anti-constitucional a nuestro petróleo para hacerse de unos reales, cn los cuales continuar su ya más que obvias y hasta confesas vagabunderías.
Así que, Usted  interesado en Citgo, sepa que no le enviaremos ni un solo barril por debajo del valor de mercado… no importa lo que digan los corredores actuales, nuestra constitución no nos permite entrar en ese tipo de arreglos.
Y perdóname… pero ser propietarios de refinerías de petróleo… operadas por algunos funcionarios del estado en el exterior… compradas, ni siquiera diseñadas o construidas por nosotros…eso no tiene absolutamente nada que ver con “el gran futuro de Venezuela”… francamente merecemos mucho más… y si no es así, pues entiendo perfectamente a nuestros jóvenes que huyen.
PS.No hay ni un solo estudio independiente sobre lo que Citgo le ha dado a Venezuela, desde que en 1986 de compro el 50% o desde 1990 cuando se adquirió el 100%, que nos permite opinar mucho sobre el tema. 
PS. Un Tweet: Lazard Se le informa que hay como 1 millón de ciudadanos profesionales venezolanos vigilando que no ocurra nada raro con la venta de Citgo
PS. Ese Tweet en ingles: Lazard for your info… there are about 1 million professional Venezuelan citizens concerned about there´s no hanky-panky going on with Citgo

5 de agosto de 2014

Ojalá la moral regrese de sus vacaciones

Si fuésemos un país donde la moral estuviese presente, estaría plenamente justificado un golpe de estado a una revolución que durante los últimos 10 años, a cada uno de los vehículos en Venezuela, ha regalado gasolina por un valor superior a US$ 22.000. No hay manera de justificar una democracia que cometa tal inmoralidad.
Rafael Ramírez, en Diciembre de 2013 declaro: “actualmente se está perdiendo 12.592 millones de dólares por subsidio al año”… y eso, entre los 5 millones de carros en Venezuela, significa más de US$ 2.500 por carro por año… ¿Están locos? ¿Es esto la manera de construir una nación? Si es que “tenemos patria” de seguro que están haciendo lo más que pueden por acabarla.
Sólo como ejemplo, si tenemos 500.000 educadores en nuestro país, lo anterior permitiría pagarle US$ 25.000 anuales a cada uno de ellos… adicionales a las migajas que hoy se les paga.
Y tener que observar como líderes de oposición solo aceptan que se abandone esa inmoralidad si el gobierno abandona otras inmoralidades, todo como si estuviésemos inmersos en un proceso de reducción de armas nucleares, todo como si estuviésemos en un trueque de indulgencias, evidencia que la moralidad abandono Venezuela. Espero por nuestras futuras generaciones que sólo se haya ido de vacaciones, por cierto ya demasiado largas, y que regrese pronto.
Pero además, si somos sólo un país de ladronzuelos, y no hay nada que hacerle al respecto, pues mayor la razón de repartirnos entre los ciudadanos las resultas petroleras por igual, para que así cada quien por comience por lo menos con robarse lo propio.
Y de nuevo sé que me lloverá crítica, exigiéndome solidaridad absoluta en contra de lo que se pelea, sin ningún derecho a exigir consideración en favor de por lo que debemos pelear. Pues me importa un bledo, una nación se construye sobre verdades… un ente construido sobre falsedades no me interesa.
Por favor, en toda la MUD… ¿No hay ni uno solo de Ustedes que sugiera entregarle las resultas petroleras a los ciudadanos…? ¿O es que son absolutamente todos los mismos quítate-tu-pa-ponerme-yos de siempre?
PS. Y cuando por más de una década se me ha acusado de monotemático con lo de vender la gasolina al precio de su valor real (por lo menos) y la repartición de las resultas petroleras, que nadie me diga ahora que los sorprendo con el tema…

2 de agosto de 2014

Revolucion Chávez: gasolina regalada por vehículo

Cuenta pulpera
305.000 bd.
US$ 90
10 años
US$ 100.193 millones
4.550.000 vehículos promedio

Igual: US$ 22.020 c/u
2014 Según Panorama
Subsidio anual US$ 12.500 millones
5.100.000 vehiculos

Igual: US$ 2.451 c/u

31 de julio de 2014

A la hora de la verdad verdad, solo hay tres tipos de venezolanos… ¿a qué tipo pertenece Usted?

El que dice: “No obstante 100 años de fracaso quiero seguir con Ustedes administrando mi cuota parte de las resultas petroleras” 
O el que dice “Déjense de vainas y denme mi cuota parte ya, que yo sé, o llegaré a saber, qué mejor hacer con ellas.”
O el que dice “Démelas acá que yo te las administro de las mil maravillas”
¿Qué tipo de venezolano es Usted?

100 años de sumisión

Nota previa: Justo el día en que llegamos a los 100 años de petróleo en Venezuela, éste fue el artículo que El Universal censuro. Y me pregunto: ¿qué harán los pobrecillos censores cuando se les acabe algo que valga la pena censurar?… ¿a quién venderán sus entonces bufonadas de páginas?

Hoy se cumple 100 años desde el reventón del Zumaque 1, con lo cual se dio inicio a la era petrolera en Venezuela.
Esperaba comenzar éste día debatiendo los argumentos que esgrimen los comunistas de-aquí-no-me-quitas-tú, o los más democráticos quítate-tu-pa ponerme-yo, para convencernos de que ellos deben administrarnos nuestras resultas petroleras.
Pero en la semana leí un escrito de CEDICE que me demostró cómo hasta una organización que defiende las libertades individuales, y la cual debería ser una punta de lanza contra la centralización de nuestras resultas petroleras, igualmente termina contaminada por esa riqueza petrolera que afecta nuestra psiquis nacional.
Dice CEDICE: “El capitalismo de estado no ha funcionado en ninguna parte y en ninguna época. No funciona ni siquiera cuando los gobiernos cuentan con renta petrolera.”. Y con ello CEDICE demuestra no haber entendido que el capitalismo de estado no funciona… MUY ESPECIALMENTE, cuando los gobiernos cuentan con el poder que se deriva de una abundante renta petrolera. 
Y no es que crea que sistemas que promocionan un capitalismo de estado puedan funcionar bien, pero de lo que sí estoy seguro es que funcionan menos mal, cuando los recursos con los que el Estado ejerce ese capitalismo, provienen de impuestos pagados por los ciudadanos. Por lo menos en ese caso se establece un cierto vínculo de Estado-dependiente-de-ciudadano… en lugar del vínculo actual de ciudadano-dependiente-del-gobierno-repartidor-de-turno.
Durante 100 años hemos sido testigo de innumerables ejemplos de cómo el poder derivado de controlar el petróleo, subyuga a pueblos cercanos y lejanos… y ya eso debería convencernos de la necesidad de liberarnos de ese yugo.
Pero hay otra poderosa razón de ello y eso es que la repartición política de nuestras resultas petroleras nos ha convertido en un pueblo amoral. Y no hay mejor ejemplo de aquello que ver como se negocia el aceptar la suspensión un crimen como el de vender la gasolina en 1/758 parte del precio de la leche, contra la suspensión de otro crimen como el de regalar nuestra resultas petroleras a otros países. Los crímenes no se negocian… no se cometen y punto. 
“No nos dejes caer en tentación”… y el entregarle a cada ciudadano su cuota parte de las resultas petroleras removería, de una sola tajada, una inmensa fuente de tentaciones para cometer amoralidades.
Y aprovecho la ocasión para de nuevo solicitar que aparte de celebrar el día del árbol; el día de cualquier profesión que hay por ahí; el día de cualquier parroquia; celebremos el día del petróleo… para educar sobre el deber agradecerle a la providencia haberlo situado en nuestra tierra… y sobre la obligación que tenemos de darle un mejor uso. 
Y en ese sentido tampoco puedo dejar de recordarles que no se trata de renta petrolera… como los aprovechadores quieren hacernos creer, igual como cuando también hablan de producción petrolera… se trata de la extracción de recursos naturales no renovables… o sea nos estamos comiendo los capitales.
Y todo por lo cual hoy ruego hagamos lo necesario para rescatar, para nosotros los ciudadanos, el derecho de decidir sobre cómo usar lo que la providencia nos dejo. De hacerlo, les juro que por lo menos el 97 por ciento de todos los venezolanos estaríamos mejor, y lo cual no es un resultado nada desdeñable… igual como les juro que así podríamos al fin llegar a poder vivir en una nación, para así dejar de tener que vivir dentro de un negocio de otros.

29 de julio de 2014

#LosCensurados

Después de casi quince años de haber publicado semanalmente en El Universal artículos… totalmente ad-honorem… o sea sin ninguna retribución financiera… una que jamás solicite… se me notifica que “debido a un proceso de reorganización y reestructuración…no podemos seguir dándole curso de publicación a tus artículos”.
No sé si fue destino pero el artículo que tocaba esta semana "100 años de sumisión" se refería al hecho de nuestro país cumplir 100 años de haber reventado Zumaque I y habernos colocado bajo la bota petrolera… ¡Sumisión se ha dicho!
De mis días con El Universal tengo solo buenos recuerdos y agradezco profundamente a todos quienes me han ayudado durante estos años... y muy especialmente, por supuesto, a Miguel Maita.
Pero sí he de mencionar que después de haber sufrido ciertas censuras por vocabulario “ofensivo”… por ejemplo haber tenido que cambiar “sana sana culito de rana” por “sana sana parte posterior de rana si no sanas hoy sanaras mañana”, es con tristeza que constato que la censura se haya elevado a las ideas.
Un abrazo a todos
Per
PS. Estoy haciendo diligencias para lograr publicar el artículo en otros sitios... pero si no lo encuentran, búsquenlo aquí el próximo Jueves 31 de Julio de 2014

PS. ¿Y qué hace a quién no censuran?… “¿Papi… y a ti por qué no te censuran?” ¡Qué raya!… ¿Auto-censurarse?¡No, no es fácil vivir en dictadura!
 

17 de julio de 2014

Acabemos con las reincidencias

La carta que Leopoldo López le dirige a Fernando Mires el 5 de Julio desde la cárcel de Ramo Verde incluye:
"Tuve la oportunidad de leer un artículo suyo titulado ‘No es el gobierno, es el sistema' y le dí importancia a ese escrito porque en su título esta resumida nuestra lucha. No es Maduro, es el sistema; no es el gobierno, es el sistema... En Venezuela es el sistema antidemocrático, corrupto, ineficiente y nutrido artificialmente por la bonanza petrolera desde hace ya una década".
Sí Leopoldo. Sí es el sistema. Pero no ese sistema que tú describes como artificial y de una década. El sistema antidemocrático, corrupto, ineficiente que nos tiene agobiado, ha sido nutrido de manera natural por el petróleo, desde hace ya cien años.
El pilón de las resultas petroleras puede ser grande o pequeño, pero siempre estarán más motivados para ponerle las manos quienes tienen un interés de apropiarse de ellas, que quienes las quieran defender.
Y cuando digo robar... me refiero a todas las maneras. Vía burda corrupción, vía canje de resultas petroleras por votos, o simplemente vía satisfacer el ego de ministros y demás expertos que consideran que tienen el derecho de gastarlas en sus ocurrencias.
Y mientras ese pilón de resultas petroleras no se reparta entre todos los venezolanos, por igual, aquí que no me vengan hablar de un cambio de sistema... aquí seguiremos en nuestras reincidencias históricas entre los quítate-tú-pa-ponerme-yos.
Sin duda, entre los administradores de nuestras resultas de cuello blanco, amarillo, verde, rojo o cualquier otro color, hay mejores y hay peores, lo cual por supuesto hace algunos gobiernos más digeribles que otros. No obstante, ninguno puede producir el resultado sostenible que necesita el país... por cuanto, justo como dices..."es el sistema".
Sí, vayamos a una constituyente. Pero no que no sea otra gatopardiana que busca los cambios que permitan que todo permanezca igual.
De repente solo hace falta añadirle al Art. 12, el de "Los yacimientos mineros y de hidrocarburos... son bienes del dominio público"... la frase "y todos sus beneficios, después de haber efectuado las reservas necesarias para su debida explotación" serán repartidos mensualmente entre todos los venezolanos".
Pero también propondría que la ciudadanía tuviese una mayor inherencia directa en la elección de las Juntas Directivas de las empresas que manejen nuestros principales recursos naturales...incluyendo por cierto la del sistema hidroeléctrico.
Y como entenderás esos cambios representaría más un real cambio de sistema que cualquiera otras modificaciones que se les pueda ocurrir.
Qué buena broma ésta que nuestros políticos no parecen estar interesados en gobernar al país sin tener acceso a las resultas petroleras. No lo entiendo... un país con tanta gente buena y generosa.
Y Leopoldo... como puedes leer en mis artículos de la última década... esto para nada significa falta de confianza en ti. A todo candidato que se me pase por frente le digo: "Dime cómo piensas gobernar Venezuela sin nuestras resultas petroleras y te diré si te daré mi voto".
No puedo terminar esto sin expresar mis más sentidas repulsas por el vandalismo judicial al que tú y tantos otros están siendo expuestos. La verdad es que se me haría inmensamente difícil sentarme a dialogar con los que morbosamente se divierten con aquello.
PS. Un país donde la leche, si se consigue, tiene un precio oficial de 278 veces el precio de la gasolina, es un país que perdió su brújula moral.

3 de julio de 2014

Gobierno, Pdvsa y BCV... driblándonos

Acabo de leer el informe financiero auditado de Pdvsa al 31 de diciembre de 2013. Se indica que Pdvsa recibió, en diciembre 2013, como una donación por parte del Estado valorizada en US$ 30.000 millones, el 100% de la Empresa Nacional Aurífera, ENA.
Ese mismo mes, Pdvsa vende el 40% de ENA al BCV contra la cancelación de una deuda de US$ 21,524 millones. Habiendo valorizado el 40% de ENA en US$ 12.000 millones, la operación le genera una utilidad a Pdvsa de US$ 9.524 millones... el 60% de todas sus utilidades de 2013.
Espero que a nadie se le pagó una comisión por lograr venderle al BCV las acciones de ENA en un precio casi 80% más alto al que el mismo Estado las había valorizado ese mismo mes. ¡Qué ganancias, qué pérdidas... qué dribleo!
Y hace poco Rafael Ramírez declaró: "Esta empresa es muy importante porque Pdvsa... tiene adjudicado el derecho de protección de más de 92 mil millones de onzas de oro"
¿Importante? 92 mil millones de onzas de oro a US$ 1.300 la onza, aún calculándolo en millones, casi explota mi calculadora, e indica, creo, US$ 11.960 millardos... o sea como 12 veces la total bonanza petrolera manejada por los "revolucionarios rojos".
Pero sigo sin entender, quizás por cuanto no entiendo qué significa "el derecho de protección". Lo digo por cuanto según el Art. 12 de la Constitución, ese artículo que defiende las futuras generaciones de venezolanos de ser depredados por pedófilos económicos, ese oro que se encuentra en yacimientos mineros... "son bienes del dominio público, y por tanto, inalienables e imprescriptibles". Y en tal sentido no veo cómo esas reservas de oro puedan serle asignadas a nadie. 
Igual como sigo sin entender cómo, en razón de ese mismo artículo de la Constitución, alguien pueda negociar un solo barril no extraído de petróleo, como lo hace Pdvsa pre-vendiéndolo a China, buscando satisfacer intereses actuales, con resultas petroleras que le pertenecen a ese mañana que no les importa.
E igual sigo sin entender que hace el BCV con un oro que se encuentra bien bajo tierra y no en sus bóvedas... ¿Piensa el BCV acaso lograr la aceptación de una nuevo bolívar con un patrón de convertibilidad en oro extraído, en un futuro indefinido? ¿Proveerán a sus tenedores picos y palas? ¡Buena suerte!
E igual sigo sin entender qué hace Pdvsa protegiendo la extracción de oro, cuando ni siquiera logra proteger adecuadamente la extracción de petróleo.
Pero lo más triste de todo es que permitiendo la emisión de bolívares de una manera que ni refleja las realidades, ni que puede ser recogida cuando las realidades se le viene encima, el BCV se hace culpable de torturar a los venezolanos con su impuesto inflacionario. Otro ejemplo de lo que igual al crimen de la gasolina regalada, debería ser enjuiciable ante tribunales como crímenes económicos de lesa humanidad.
Por lo que se ve estos jugadores nos creen unos débiles mentales y piensan que a nosotros los venezolanos nos puedan driblar como quieran. Lo triste es que viendo cómo seguimos entregándoles nuestras resultas petroleras al primer habla-bello-suena-experto que se nos pasa por frente las urnas electorales, parecería que sí lo somos, o como mínimo que sufrimos de un muy avanzado Alzheimer cultural.
¡Paremos el juego! ¡Quitémosles nuestra pelota a todos esos abusadores! ¡No importa el color de su franela! Ya suficientemente nos han mordido, y no existe absolutamente nada que nos indique la menor posibilidad de que se dejen de esa mala maña.

12 de junio de 2014

¡Quítense-ustedes-pa-ponernos-todos!

El que jueces se sientan obligados a mantener estudiantes y dirigentes políticos presos sin causas justificadas, es algo abominable que debemos protestar. No obstante no ignoremos que de esas injusticias somos también en parte responsables, al permitir acumular demasiado poder en demasiado pocas manos.
Y lamentablemente invertimos inmensamente mayores esfuerzos en buscar de quienes deben ser esas pocas manos, que en buscar ajustar nuestro modelo económico político a nuestras realidades. Y eso por cuanto en materia de ideologías también sufrimos el efecto puerto... o sea preferimos lo importado a lo nuestro... venga de Estados Unidos, Cuba o de cualquier otro pensum extranjero.
Nuestra ineludible realidad económica, de ya pronto cien años, y por lo que puede ser mucho tiempo más, es que somos un país extraordinariamente rico en petróleo. Y el petróleo, cuando con la ayuda de OPEP su carácter no renovable es debidamente valorizado, nos provee de unos ingresos que alteran nuestros equilibrios internos.
Primero: Por lo del síndrome holandés (niño de pecho comparado con el síndrome nuestro) nuestra divisa, nuestros salarios, en fin toda nuestra economía interna, se mantiene tan fuerte que se nos hace difícil competir con el mundo exterior, por lo menos de las maneras tradicionales.
Segundo: Mientras esos ingresos petroleros se concentran en pocos centros de decisión, estaremos en manos de un cacique emplumado dictatorial y de su entorno íntimo, lo cual nos enferma. Puesto que enfermos estamos cuando, sin rechistar, aceptamos que se cometan crímenes económicos contra la humanidad, como por ejemplo que el precio de la leche sea 278 veces superior al de la gasolina.
En la semana acudí a una de esas tantas conferencias donde bien-intencionados tratan de solucionarle a países sus problemas con la "maldición de recursos naturales". Y en ésa conferencia lo que se trataba era como los Estados Unidos, por medio de la ley conocida como Dodd-Frank Act, y la Comunidad Europea, con leyes de transparencia corporativa, buscan imponerle a sus empresas petroleras y mineras unos fuertes requisitos de información con respecto a su relación con los gobiernos.
Mi posición como siempre fue: "Eso suena muy bonito pero la verdad sea dicha que para alguien que vive bajo el manto de una gigantesca ‘maldición' como la de Venezuela, el saber sobre lo que pasa en cada contrato, puede resultar interesante, pero solo distrae la atención de lo que pasa en general".
Si quieren ayudar, mejor publiquen mensualmente en un periódico de alta circulación mundial, su mejor estimación sobre cuánto en valor de recursos naturales no renovables extraídos, por ciudadano, por mes, deberían estar recibiendo los distintos gobiernos alrededor del mundo. Y luego deje que los ciudadanos pregunten. Les ruego, no causen que los ciudadanos crean que ustedes les están haciendo el trabajo que a ellos les corresponde.
"No nos sirve para nada que ustedes se esfuercen en hacer que las empresas suyas se comporten dignamente, si nosotros no nos esforzamos para que nuestros gobiernos se comporten dignamente"
Y ese cálculo del cuánto por ciudadano por mes es el que hoy, no como resultado de un diálogo entre los "aquí-estoy-yo-y-no-me-quita-nadie" y los "quítate-tú-pa-ponerme-yo", sino como resultado de un diálogo entre ciudadanos "chavistas", "oposición" y "ni-ni", le deberíamos pedir a nuestras universidades que nos reporten, para que todos estemos claros sobre qué exigir.

11 de junio de 2014

Clientelismo

Analicen seriamente quienes practican más el clientelismo. ¿Quiénes dicen entrégueme mi cuota parte de las resultas petroleras, ni una puya más, o quienes sostienen que el cacique de turno debe administrar las resultas petroleras?

5 de junio de 2014

¿Se merecen nuestros pobres su pobreza?

La Providencia le legó a Venezuela un dividendo petrolero que actualmente ronda por los US$ 180 dólares por mes por ciudadano. Y el Instituto Nacional de Estadística (INE) reporta que para fines de 2013 existen 9.174.142 pobres en Venezuela.
Cuando entonces notamos que todos los pobres con derecho a voto aún no han constituido un movimiento político que exija que se les entregue ese dividendo, en efectivo, en dólares, para que no sean ellos los pobres quienes subsidien a los no pobres, no parecería muy jalado por los cabellos sostener que nuestros pobres parecen merecer ser pobres.
Hoy un litro de gasolina, el cual podría ser vendido internacionalmente en unos US$ 0.60 por litro, usando tasa SICAD II se vende en Venezuela en US$ 0.002 por litro, una rebajita de US$ 0.598 por litro, equivalente a Bs. 29,90 por litro; todo mientras el PVP de un litro de leche pasteurizada (si se consigue) es de Bs.27,00. Así que, por cuanto los pobres no protestan ese crimen económico, tampoco parecería algo muy jalado por los cabellos sostener que nuestros pobres parecen merecer ser pobres.
Se puede medio entender que quien le extrae al gobierno un salario por un trabajo que de otra manera no tendría; o logra ordeñar mucho subsidio vía cambios preferenciales para consumir y viajar barato al exterior; o que llenando 7 veces por mes el tanque de gasolina se cobra sus US$ 180 mensuales, pueda darse por bien servido.
Pero aceptar el pago del dividendo de la anterior manera, es igual de brutos... puesto que ignora lo tanto mejor que en todos los sentidos estaría Venezuela como nación, si nuestras resultas petroleras fuesen repartidas por igual entre todos, para ser usados vía las preferencias de cada quien, y no como hoy, vía las ocurrencias del cacique emplumado de turno.
¿Cuándo vendrán unos líderes políticos que, en lugar de prometer manejarle a los pobres sus resultas petroleras, simplemente ofrecen entregárselas, para luego gobernar con lo que un Estado responsable debe gobernar, o sea con los impuestos pagados transparentemente por los ciudadanos?
Y no es que implique que con el solo pago del dividendo petrolero no vayamos a tener pobres... para eso se requiere mucho más, ante nada de los mismos pobres. Pero sí estoy seguro que administrando cada quien su cuota parte de las resultas petroleras, en lugar de un grupito de expertos, obtendremos un mejor clima político y económico que beneficiará a todos... hasta tal grado de igualmente llegar a tener menos pobres, en este caso de mente, entre nuestros ricos.
El best seller de la izquierda mundial, el "Capital en el Siglo XXI" de Thomas Piketty, aun cuando trata enteramente sobre la desigualdad, en sus 685 páginas no contiene ni una sola referencia al "Socialismo del Siglo XXI", ésa que se da golpe de pechos por defender ante nada a los pobres. ¿Por qué será? ¿Será por pena ajena?
Evita Perón terminó inspirando un buen musical. Para quienes sembraron sus últimas esperanzas en Hugo, algo así podría de servirles algo de consuelo. No obstante, por los vientos que soplan, Hugo podría terminar inspirando una obra de tercera; en la cual él Maduro, él Ramírez, él Diosdado y él Giordani, le tongonean mal unas tamboras compuestas por Fidel. ¿Insulto? Nada comparado con lo que ellos con su actuación insultan a nuestros pobres.
PS. ¿Se creen los chinos que si Maduro expropia todas las playas de Venezuela, y se las da en garantía, si no se les paga, ellos podrían quedarse con nuestras costas?

29 de mayo de 2014

El cochinito desahuciado

Debo comenzar por felicitar al gobierno por la iniciativa de Cencoex de revisar cuidadosamente el uso de los dólares viajeros, no vaya ser que alguien, en vez de haberse comido un chupe de camarones en Lima, haya vendido ese dólar para hacerse de un dinerillo con el cual comprarle un litro de leche a su nieto en Venezuela, o un litro de ron venezolano a su compadre.
Ahora todos esperamos que de ahí el detective nacional Alejandro Fleming, pase a Pdvsa a investigar sobre la gasolina regalada en el mercado local, no vaya ser que alguien, en lugar de haberse transportado de Catia a Petare, la quemó en una cola o, peor aún, se la llevo a Colombia para revenderla y así hacerse de un dinerillo con el cual comprarle un litro de leche a su nieto en Venezuela, o un litro de ron venezolano a su compadre. ¡Así es que se gobierna!
Pero, para horror nuestro, el Instituto Nacional de Estadística (INE) reportó que el 2do. semestre de 2013 había 612.051 hogares, o 2.791.292 personas, viviendo en extrema pobreza. Y digo "horror" por cuanto 2.5 millones de barriles de petróleo, que dejan unas resultas de US$70 por barril, dividido entre 29 millones, indica que a cada uno de esos extremadamente pobres, de ser venezolano, por concepto de los dividendos que la providencia le legó a Venezuela, le debería haber tocado unos US$6 diarios, unos US$180 mensuales, equivalente a unos US$820 mensuales por hogar extremadamente pobre promedio. Esos dividendos providenciales le fueron confiscados a los extremadamente pobres, por un desgobierno que se da golpe de pechos por defender a los extremadamente pobres. ¡Así no es que se gobierna!
Y de nuevo en la semana tuvimos que recordarnos sobre el problema de créditos a soberanos que violan la Constitución, o se dedican a otras maldades. Y me refiero a los 2.000 millones de dólares que la Rosneft de Rusia, mediante una pre-compra de petróleo, piensa adelantarle al gobierno de Maduro... vía Ramírez.
Nuestra Constitución establece en el Art. 12 "Los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles." 
Y como entenderán ése es el artículo que defiende los intereses de los venezolanos del mañana de los intereses de los venezolanos de hoy... y por lo cual el petróleo venezolano no puede ser pre-vendido y por lo cual esa operación con Rosneft, aparte de odiosa, resulta ilegal.
Y me conseguí una bolsita llena de bolívares de antaño, tanto monedas como billetes, tanto de los viejos viejos como de los nuevos viejos. Y sentí un nudo en la garganta pensando en todos nuestros muchachitos y muchachitas que con muchos sacrificios pueden haber postergado varios de sus antojos para, depositando en un cochinito, ahorrar para lograr alcanzar un sueño... y hoy se encuentran con un cochinito desahuciado que no vale ni siquiera uno de los antojos de ayer.
La inflación es solo otro instrumento para robar. Son ustedes... Banco Central, Ministerio de Finanzas, Ministerio de Planificación y Cacique emplumado de turno... sólo unos vulgares...
PS. De llegarse a constatar que un juez consciente de no existir una debida causa, condena alguien a la cárcel, ese juez debe ser condenado a la cárcel a por el doble del tiempo. Ni más, ni menos.

21 de mayo de 2014

Tu gotica de petróleo

Que alegria ver el tema de la distribución de las resultas petroleras surgiendo



www.accionistasdepdvsa.org/

Gracias

15 de mayo de 2014

100 años de petróleo y pueblo subyugado

Mientras el Estado venezolano, aparte de los poderes normales de un Estado, concentre además el poder que se origina en decidir sobre nuestras abundantes resultas petroleras, vivimos una autocracia... llamémosla Petrocracia.
Y no importa que nuestro autócrata sea de izquierda o derecha, malvado o benévolo, estúpido o brillante... sigue siendo una Petrocracia.
Y no importa que elijamos al autócrata por vía del voto... sigue siendo una Petrocracia. Más bien, cuando nuestro emir, cacique o rey se cubre con el manto democrático... de hecho se burla de nosotros sus súbditos.
Y qué difícil es escaparnos de aquello. William Easterly, en su libro "La tiranía de los expertos" escribe: "La familia es uno de los principales vehículos por medio de la cual valores persisten de una generación a otra. Los padres aprenden de sus propias experiencias los costos y las consecuencias de los valores conformistas comparados con los valores individualistas. Ellos luego deciden qué valores pasarle a sus hijos.... Así que una autocracia induce a los padres a resaltar la obediencia como un valor supremo para sus hijos... Así que la autocracia genera valores colectivistas y valores colectivistas generan autocracia... un círculo vicioso".
Y cuánta razón no tiene Easterly... basta recordar que en Venezuela ni siquiera se ha discutido en alguna ocasión de cierta relevancia, la posibilidad de que las resultas petroleras le sean entregadas directamente a los ciudadanos.
Como saben considero a todo candidato que se presenta ante el país haciéndose el loco sobre este tema, como un candidato autócrata de la tribu quítate-tu-pa-ponerme-yo. Igualmente considero a todo experto o intelectual que viene a Venezuela a predicar soluciones basadas en elegir un autócrata más adecuado, y no en acabar con la Petrocracia, como otro de la misma tribu... esto por cierto incluye a Mario Vargas Llosa.
Mi esperanza es que de repente algunos más de nuestros viejos fracasados, se cansen de hacerle el juego a los nuevos por fracasar, y junto con una juventud que hoy tiene acceso a otras fuentes de información, le hagamos caso omiso a todos nuestros subyugados padres y maestros y busquemos ubicar a los ciudadanos por encima de sus gobernantes.
Los autócratas y los expertos andan como locos repotenciados por el libro de Thomas Piketty "Capital en el Siglo XXI", por cuanto ése libro les abre tantas nuevas posibilidades de vender sus experticias en la re-distribución de los recursos para acabar con la desigualdad.
Como contrapeso "La tiranía de los expertos" de Easterly debe ser lectura obligatoria para quienes vivimos una petrocracia, por cuanto ese libro deja claro que los expertos debemos ser nosotros los propios ciudadanos. La idea que unos pocos puedan saber mejor que hacer con 29 millones de cuota partes de resultas petroleras, que cada ciudadano con la suya... es a corto, mediano y largo plazo simplemente un absurdo. ¡Con 100 años de experimentos nos basta!
PS. No es que yo no esté en desacuerdo con Thomas Piketty sobre que existe un inmenso problema con la creciente concentración de recursos en pocas manos. No, todo lo contrario. Es solo que estoy convencido que hay que atacar las causas de tal distribución inequitativa, algo que poco tiene que ver con el capitalismo y más con el abuso del Estado, puesto que redistribuir usando los mismos canales de siempre, solo habrá de incrementar las desigualdades, subyugando aún más a los ya más que suficientemente subyugados.

1 de mayo de 2014

Libertarios y socialistas ¡arrejúntense!

Me resulta difícil entender como brillantes intelectuales venezolanos pueden cuadrar el que tengamos un país en el cual, aparte de entregarle todos los poderes normalmente entregados al Estado le entregamos casi la totalidad de las exportaciones del país, con el encaradamente solicitarnos que no sigamos buscándonos un Mesías. Digo esto por cuanto ante nuestra realidad parecería que por pura lógica, no tenemos otra que buscarnos un Mesías... puesto que buscarnos un Presidente-presidente debe ser un monumental autoengaño.
Y por supuesto, quienes se dicen libertarios, y que antes que nada defienden la libertad del ciudadano, y creen que esa libertad, como ellos la consideran que debe ser, puede convivir con un Estado que concentra tanto poder, son unos irremediables ilusos... por decirlo de la manera más cortés posible.
Pero da la casualidad que quienes se ubican en el otro lado del espectro político, y que antes que nada defienden esa participación protagónica que promete el Plan de la patria, y creen que esa participación protagónica, como ellos la consideran que debe ser, puede convivir con un estado que concentra tanto poder, son también, igualito, unos irremediables ilusos... por decirlo de la manera más cortés posible.
La verdad es que ni ciudadanos, ni Consejos Comunales, ni Salas de Batalla Social, ni Comunas Socialistas, ni Ciudades Comunales, ni Federaciones y Confederaciones Comunales, ni Alcaldes, ni Gobernadores, ni Rectores, ni Estudiantes, tienen el menor chance de lograr lo que aspiran, mientras tengan que hacer vida bajo cualquiera de esas cúpula-podrida que controla nuestras resultas petroleras.
Así que, como una propuesta totalmente pragmática, tanto a los libertarios como a los socialistas venezolanos, a todos nos conviene dejar nuestras diferencias de lado y arrejuntarnos para asegurar el reparto por igual, entre todos los ciudadanos, de nuestras resultas petroleras.
Sea lo que sea que luego se decida en elecciones, tanto a los libertarios como a los socialistas, les resultaría mucho más fácil convivir unos con otros, al no tener que vivir bajo el yugo de un Estado repartidor de favorcillos.
Y si hay un diálogo que puede tener posibilidades de producir unión en nuestro desunido país, sería justamente ése que debate cómo arrebatarle nuestras resultas petroleras a los de la tribu quítate-tu-pa-ponerme-yo... para así ponerle fin a esa nefasta petrocracia que en julio 2014 cumple los cien años del reventón de Zumaque 1.
PS. Por cierto, recientemente la revista Time incluyó a Nicolás Maduro entre los 100 más influyentes del mundo. Para nada entendí su decisión, especialmente por cuanto la explicación se inicia mencionando el incidente del pajarito-espíritu Hugo Chávez, y por lo que parecería que si alguien de estos debería estar entre los 100, no sería precisamente Maduro. Además, como se lo hice saber al Time... ¿cómo rayos se puede calificar de influyente a quien no logra convencer a los consumidores de gasolina en Venezuela de pagar ni siquiera un céntimo de dólar por litro?
PS. ¿Y hablando de pajaritos... no le pintó uno el TSJ a Hugo Chávez, a los constituyentes (incluyendo a Nicolás Maduro y Hermann Escarrá) y a quienes votaron por la Constitución, con su dilución del Art.68? Lo digo por cuanto la exposición de motivos de la Constitución aclara muy bien la intención de ese artículo.
PS. Un gobierno socialista no es necesariamente cruel, uno comunista sí... he ahí una significativa diferencia.
El Universal

10 de abril de 2014

¿Devolvería Ud. su dividendo petrolero?

Desde que reventó el pozo Zumaque I, julio de 1914, hace pronto 100 años, quienes lo agarran, nos aseguran que "el petróleo es nuestro".
Supóngase que estuviese recibiendo mensualmente su cuota parte de las resultas petroleras. ¿La devolvería? ¿No? Pues de hecho, para los fines prácticos, eso es lo que todos nosotros venimos haciendo.
Supóngase que el cheque fuese por 200 dólares mensuales. Pues en bolívares, a tasa Sicad II de ¿Bs.50/US$? ese cheque representaría 10.000 bolívares mensuales, 120.000 bolívares anuales, ¿cuánto gana una maestra de primaria?
Lo último con lo que yo quisiera ilusionar a alguien, es que con esos 200 dólares mensuales les alcanzaría para resolver sus vidas, de manera decente. ¡No! ¡Ni remotamente!
Pero sí les garantizo que quitándole 6.000 millones de dólares mensuales al gobierno, significa quitarle los recursos con los cuales abierta o subrepticiamente nos reprime... así sea solo colocándonos franelitas rojas o blancas o verdes, para que vitoreemos sus papaupas.
En la semana me hicieron llegar un artículo escrito por Juan Fernández, uno de la anterior Pdvsa, titulado "¿Sirve algo decir; tenemos petróleo para 300 años?". El fondo de la pregunta es que si no somos capaces de extraerlo y venderlo, de poco nos sirve... y por supuesto con ello desea implicar que de haber permanecidos en Pdvsa los meritorios, la extracción hubiese sido inmensamente mayor que la actual. Lo creo. ¿Y qué?
Mi respuesta: ¡Claro que nos sirve para mucho! Ante nada como un gran recordatorio de que si nos descuidamos, y no reclamamos directamente para nosotros los proventos netos de la extracción del petróleo, seguiremos pisoteados por los caciques de la petrocracia, por otros 300 años.
Por Dios... imagínense lo que estaría pasando si actualmente Pdvsa extrajese y vendiese 5 millones de barriles de petróleo diarios. 
Igual me enviaron un artículo escrito por Pedro L. Rodríguez, del IESA, titulado "La siembra ciudadana como salida al rentismo". Por cuanto en mi blog reúno todos mis artículos sobre el tema de la distribución de las resultas petroleras bajo el termino de "siembra ciudadana", me entusiasmé.
No obstante su autor, junto a Luis Roberto Rodríguez, también del IESA, proponen un "Fondo Patrimonial de los Venezolanos", y con eso no estoy de acuerdo. La crisis actual nos brinda una oportunidad única para arrancarle de cuajo al estado el poder del petróleo para así lograr la verdadera independencia de los venezolanos.
Con la experiencia de haber sido el primer gerente de diversificación del Fondo de Inversiones creado en 1974, les aseguro que un Fondo Patrimonial no funcionaría. Solo significaría una piñata bajo la cual, tarde o temprano, se situarían los de la tribu quítate-tu-pa-ponerme-yos, para gritar el "dele dele". Apuéstenlo.
¿Que los noruegos lo hacen? Dejemos una cosa bien clara, el Estado noruego recibe por los impuestos al consumo de la gasolina mucho más de lo que recibe su país entero por la venta de petróleo. Si quieren, después de vender la gasolina en Venezuela a su precio internacional, colóquenle unos impuestos para alimentar un Fondo Patrimonial.
Si bien es verdad que nosotros los venezolanos no somos noruegos, pues muchísimo menos lo son nuestros gobernantes. Ojo, los noruegos pueden terminar siendo venezolanos.
PS. ¡Amarrémonos al mástil! Por mucho que nos guste un líder en Venezuela, no creamos su canto de sirena: que puede administrar las resultas petroleras mejor que los ciudadanos.

27 de marzo de 2014

Quitémosles el whisky a los músicos

El problema no es tanto que "Los Maduro's Bolivarian Boys... and Girls" sea una banda mala, y vaya que sí lo es, sino el hecho que por ellos controlar el inventario del whisky, siempre conseguirán borrachitos quienes apoyen que sigan tocando... demasiado más allá del Alma Llanera.
En Washington un moderador preguntó sobre cómo "El Imperio" podría ayudar a la oposición. Mi respuesta, la de siempre, es más que el imperio ayudando a los venezolanos, se trata de los venezolanos ayudando a los ciudadanos del imperio, recordándoles, con lo que está pasando, sobre lo malévolo de concentrar demasiado poder en el gobierno. Que piensen ellos en como estarían si su gobierno, Barack Obama o Abraham Lincoln, controlase el 98% de todas las exportaciones actuales de su país.
Hace unos años, cuando el imperio invadió a Irak, pudo haber ayudado muchísimo, si hubiese empujado más una idea que rodaba por ahí, la de hacerle llegar los ingresos petroleros directamente a los ciudadanos iraquíes. Eso sí hubiese servido como un ejemplo a seguir por los venezolanos, pero no se dio. En este momento, o nosotros los ciudadanos reclamamos nuestras resultas petroleras a la fuerza, o tales resultas seguirán financiando de por siempre la excesiva permanencia de los músicos... algo que los vuelve insoportables, hasta cuando son buenos como los de Billo.
Un ejemplo de lo que pasa cuando los músicos se pasan, lo dio esta semana la embajadora de Venezuela en la OEA, Carmen Luisa Velásquez de Visbal. Se votaba sobre si darle un carácter público o privado a las protestas en contra de la violencia del gobierno, que en nombre de más del 50% del país, presentaría María Corina Machado. Pues a la embajadora no se le ocurrió otra cosa que, sin mostrar el mínimo respeto por quienes votaron apoyándola, bromear con un "Con toda transparencia... privado". Como entenderán aquello, en términos diplomáticos, fue algo como los golpes de casco asestadas por una Guardia Nacional Bolivariana a una venezolana indefensa.
Por cierto, de los 21 borrachitos que en la OEA prefirieron seguir bebiendo whisky venezolano, recordemos que 10 de estos tienen poblaciones menores a la del Táchira.
Además, como que el whisky debe haber estado adulterado, pues de otra manera no se explica que una diplomacia tan afamada como la de Brasil... haya caído en lo del "circo".
En cuanto al pobre Insulza, con excusarse por todos los costados con que él, en la OEA, no decide nada de nada, confiesa quedarse sólo por el whisky.
PS: OEA tweets:
#SOSVzla Qué bolsas Chaderton y Maduro... ni soñándolo le podría haber salido mejor a María Corina Machado en la OEA. ¡Viva Venezuela!
#SOSVzla María Corina lo logró en OEA: El insulto Brasil, los 22 votos "privado" y el "con transparencia total", lo dijo todo por Venezuela
#Ecuador Ecuatoriano tú país se vendió ayer en la OEA a Venezuela ¿Cómo te sentiste? ¿Orgulloso, humillado? Lo pregunta un amigo venezolano
Ud. Imperial Diosdado Cabello, explíquele hoy lo de la diputada desbancada, por querer hablar en la OEA, a los 21 que ahí votaron "privado"
Uds. los del voto "privado" en la OEA. ¿Sostienen que no hay, o es que aprueban que haya, violaciones a los derechos humanos en Venezuela?
Uds. los del voto "privado" en la OEA, he aquí una interesante ventana al alma de ese resentido social que es Roy Chadertonhttp://bit.ly/1ptJS3z
@CNNEE El controlar el 98% de las exportaciones de un país, como Maduro en Venezuela, sería el sueño mojado de un fascista como Mussolini.

13 de marzo de 2014

La Revolución Chávez engañó a los pobres

Y antes que los chavistas dejen de leer esto, permítame indicarles que con el título no quiero implicar que Hugo Chávez, como persona, haya engañado en todo a los pobres, puesto que en mucho, denlo por seguro, igualmente él fue engañado por algunos de sus más entregados seguidores.
Así que permítame argumentarles lo del gran engaño.
Si hay algo con lo que la Revolución Chávez se congratula, es que ante nada obra a favor de los pobres... y hay que ver como se da golpes de pecho con reportes donde un coeficiente Gini demuestra que se redujeron las desigualdades en Venezuela. Pues eso es falso... a menos que se acepte el argumento de que eso se logró empobreciendo a muchísimos de los que tenían algo más.
Pero ese coeficiente Gini ya de por sí contiene falsedades. Sólo como ejemplo sus cálculos, por razones "metodológicas", no incluyen los ingresos de quienes se hicieron ricos por vía de corrupción y desviación de fondos, como boliburgueses y dueños de empresas de maletín. 
E igualmente les puedo argumentar lo del gran engaño de manera aún más contundente.
Imagínense que no se hubiere regalado dólares o comprado servicios a precios inflados a otros países.
Imagínense que no se hubiere regalado la gasolina en Venezuela y se hubiese vendido a su precio internacional.
Imagínense que no se hubiere vendido dólares-ganga a quienes viajasen al exterior
Imagínense que no se hubiere vendido dólares-ganga para las importaciones; esas que ante nada benefician a importadores criminales, mediante sobre facturación, o a importadores de buena fe, facilitando generosos márgenes de comercialización... y que al final solo entregan una mínima porción de beneficios a esa población la cual, por pobre, consume mucho menos de las importaciones.
E imagínense que en su lugar esos recursos hubieren sido repartidos por igual, en efectivo, entre todos los venezolanos.
De haber sido tal el caso, les aseguro que el coeficiente Gini hubiese evidenciado una disminución de las desigualdades en Venezuela inmensamente mayor, mucho más real, y de seguro más sostenible.
Así que pobres de Venezuela, así como ustedes de clase media en vías de ser pobres de Venezuela, exijan su cuota parte de las resultas petroleras, en efectivo, en dólares.
Y por favor, les ruego, no sigan tragándose ese cuento de que algunos expertos, del lado que provengan, por bello que les hablen, sepan mejor que ustedes el qué hacer con unas resultas petroleras que puede representarle 150-250 dólares mensuales a cada uno de ustedes.
PS. Al leer sobre unos esfuerzos del gobierno por endeudar aún más al país, les pido a los estudiantes: Ustedes, quienes serían los más seguros futuros paganinis, declaren que unas deudas adquiridas, sólo para postergar unas muy necesarias rectificaciones, son "odiosas"; y anuncien que por lo tanto no tienen la más mínima intención de sacrificarse pagándolas.
PS. Reflexiones durante la entrevista de Amanpour a Maduro:
¿Cómo se le puede pedir respeto a otro país cuando uno irrespeta a sus propios compatriotas?
¿Cómo se puede pedir un mundo multipolar al mismo tiempo que se exige un país unipolar?
¿Cómo puede un gobierno que maneja el 98% de todas las exportaciones del país, hacerse tan el inocente de sus problemas?
¿Cómo se puede decir dormir como un bebé y despertarse con tamañas ojeras?
¿Cree Maduro que Chávez diría dormir feliz cuando tanta infelicidad abunda?
Algunos países tienen gobiernos que lavan cerebros, Venezuela tiene uno con el cerebro lavado
@PerKurowski

6 de marzo de 2014

¿Qué queremos? ¡Nuestro dinero! ¿Cuándo? ¡Ya!

Si le preguntas a los líderes de un lado qué piensan hacer, prometen mucho sobre educación, vivienda, salud, economía diversificada, y similares; y si le preguntas al otro lado qué piensan ellos, igual prometen mucho sobre educación, vivienda, salud, economía diversificada, y similares. ¡Vaya diferencias!
El problema es que todos nuestros políticos parten del principio de ellos administrar nuestras resultas petroleras, para nuestro bien. En ningún momento se les pasa por la cabeza diluir ese tan sabroso poder de gobierno, entregando las resultas petroleras a los ciudadanos, para así nosotros decidir cómo sembrarlas.
Es natural si le preguntas a un comunista si le parece bien que el Estado reciba el 98% de todas las exportaciones del país, que con toda sinceridad te responda... "Sí y que le ponga la mano al otro 2% también".
Pero no es natural que cuando le haces la misma pregunta a quienes defienden los mercados libres y las empresas privadas, estos se hagan los locos, y solo nos ofrezcan un penoso silencio en respuesta.
Si hay algo que me molesta con una "Comisión de la Verdad Económica" en nuestro país... es estar seguro que sus integrantes discutirían agudamente sobre todo tipo de minucias, como por ejemplo el precio de gasolina y los controles cambiarios... pero probablemente no dirán ni pío sobre la imposibilidad de manejar adecuadamente una economía, de manera sostenible, con un estado capitalista tan extraordinariamente capitalista, gobernado por unos empresarios políticos muy especializados en la extracción de rentas.
En la semana, ya no tan joven, me infiltré en una marcha de los estudiantes. Nuestras consignas eran: "¿Qué necesitamos? ¡Derechos humanos! ¿Qué queremos? ¡Democracia! ¿Cuándo? ¡Ya!".
Pero, a cuenta de sabernos pisoteados por el poder que esgrime la chequera con nuestras resultas petroleras, esa que usando terminología de Alí Primera "desde siempre golpea y golpea, nos golpea", estaba convencido que si nuestra consigna hubiese sido la de "¿Qué queremos? ¡Nuestro dinero! ¿Cuándo? ¡Ya!", nuestra protesta iría más al fondo de lo que realmente necesitamos.
Amigos estudiantes, les aseguro, quitándolo la chequera petrolera al Estado, y repartiendo en partes iguales las resultas petroleras entre todos los ciudadanos, resultaría en que cualquiera que sea el gobierno que nos toque, ese tendría menos recursos con qué financiar esas violaciones a nuestros derechos humanos que se le pueda ocurrir... y sin duda así por lo menos tendríamos la posibilidad de lograr una democracia representativa.
PS1. Un oficialista ironizaba: "qué dictadura atroz", refiriéndose a un reportaje diciendo que unos 1.000 venezolanos viajarían al exterior durante carnavales. Respondí: "exactamente... es una dictadura atroz la que son sus políticas cambiarias subsidia tales viajes, y le dificulta al sector turista venezolano competir".
PS2. Oliver Stone aún no ha entendido que su "Mi amigo Hugo", controlando el 98% de las exportaciones de Venezuela, era uno de los más grandes capitalistas de Estado de la historia.
PS3. Gracias a Lorenzo Mendoza por recordarle al país que la envidia atasca el desarrollo, mientras que la aspiración la habilita.
PS4. Mi Óscar por mejor escenografía se la ganaron los genios que construyeron playas en nuestras calles.
PS5. Con ocasión de las protestas en 2007 les dedique una versión hecha en casa de "Venezuela" a los estudiantes. Advertencia, no es para oídos musicales delicados http://bit.ly/1mAd2St

27 de febrero de 2014

Venezuela, en dos toletes, por diseño

Federico Vegas, en un extraordinario artículo, "¿Por qué los estudiantes?", Prodavinci.com, explica maravillosamente la situación en Venezuela... justamente por su modestia de no obligarse a explicarla. Vegas escribe: "Cuando alguien me pregunta cuál es la solución a lo que sucede en Venezuela le contesto que ni siquiera soy capaz de articular el problema. Es imposible criticar a un desastre que no tiene una arista legible o comprensible por donde agarrarlo."
Pues yo, no tan modesto, especialmente cuando mi ego tachirense ha sido algo argentinizado con las recientes actuaciones de los gochos, sí me atreveré articular una explicación:
La democracia, y un Estado que recibe el 98% de las exportaciones del país, son como aceite y vinagre.
En un sistema electoral donde para ser elegido autoridad, y con eso acceder a todos los poderes del Estado, y a la poderosa chequera con todas nuestras inmensas resultas petroleras, se requiere obtener el 50% más 1 de los votos... los restantes votos, el 50% menos 1, para tales fines, valen cero.
Existen unas inmensas resultas petroleras las cuales, para optimizar su efecto capta votos, deben intuirse ser repartidas entre el 50% más 1 de los votantes... y los restantes, el 50% menos 1 de los votantes, como que recibiendo nadita.
En otras palabras, una promesa de repartir el 100% de nuestras resultas petroleras entre el 50% más 1 de los votantes, representa un precio mucho mayor por voto que el de una promesa de repartirlas de manera justa entre el 100% de los votantes.
O dicho de otra manera, cuando como votantes buscamos maximizar nuestro beneficio individual, nos garantizamos un país dividido, básicamente en dos toletes iguales.
Unos breves momentos, durante elecciones, el aceite y el vinagre pueden aparentar una aceptablemente homogeneizada vinagreta, pero, qué va... a las pocas horas comienza la separación.
¿Qué hacer? O nos convertimos en una dictadura formal para que así el gobierno no necesite de comprar votos, y de ser una dictadura buenaza reparta las resultas petroleras de manera más equitativa, así sea solo al 50% más dos de los ciudadanos; o simplemente nos repartimos tales resultas entre todos los ciudadanos, para así poder aspirar tener una democracia representativa.
El coeficiente Gini usualmente reportado, es una medida con la que calculan la desigualdad de los ingresos en un país... y cuando ése Gini muestra mejoras, es la medida con la cual los gobiernos se autoalaban hasta el cansancio. Ese coeficiente no dice toda la verdad, entre otros por cuanto le asigna al ingreso ganado en una actividad económica productiva, un valor similar al de un ingreso recibido como consecuencia de una política social... o dicho en términos más crudos... en sus términos igualitarios, para el Gini, un bolívar en limosna vale lo mismo que un bolívar en salario.
En tal sentido, para interpretar mejor dicho coeficiente, siempre debe acompañarse con un Gini relativo a los ingresos antes de impuestos y transferencias... y otros similares como de la educación, de las oportunidades, etc.
Como saben, promuevo la repartición de las resultas petroleras a todos los venezolanos por igual, no solo para que aprendan sembrarlas, sino antes que nada para que aprendan depender de lo que ellos mismos puedan hacer, y no sigan en la creencia de que su futuro depende de un gobierno.
Eso no solo mejoraría el coeficiente Gini de Venezuela pero, muchísimo más importante aún, incrementaría su sostenibilidad en el tiempo.

20 de febrero de 2014

Jóvenes, búsquense #LaEntrada

Llevo más de quince años dialogando con oficialistas-chavistas y con la oposición. Los que me conocen saben bien la razón fundamental por la cual no estoy de acuerdo con ninguno de ellos... siendo ésta que considero imposible lograr una nación como la que desearíamos, con esa excesiva concentración de poder en el Estado que producen las resultas petroleras.
No obstante hoy me veo obligado a interrumpir cualquier diálogo con todo oficialista-chavista que no tome una muy clara distancia de la manera como el gobierno, o mejor dicho la falta de gobierno, tan asquerosamente enfrenta las recientes protestas de los jóvenes. A veces es posible basar una defensa en la ignorancia pero, un silencio aprobatorio ante lo que está ocurriendo, sólo permitiría alegar alguna enfermedad mental.
Jamás fui chavista pero, francamente, si lo hubiese sido, por alguna de esas razones afectivas que hizo de millones de venezolanos chavistas, de seguro que los últimos 15 meses me hubiesen parecido un insulto a la memoria del líder.
Conocemos las tantas claras razones por las cuales la mayoría de los venezolanos, especialmente sus jóvenes, ansiosamente buscan una puerta de escape en la Venezuela actual. La situación, si no fuese tan trágica, podría inspirar una de esas producciones de Hollywood donde se burlan de "repúblicas bananeras". Hasta los disfraces de nuestros Grandiosos parecen salidos de tales producciones.
No obstante el problema con toda puerta de escape, tipo #LaSalida, y por la cual en pánico se puede lograr salir durante una emergencia, es que con frecuencia uno termina encontrándose en la calle, en paños menores, preguntándose... "¿Y ahora qué?".
Más creo en la fuerza motivadora, y rectificadora, de buscar y promocionar una sólida puerta de entrada al futuro.
Y como #LaEntrada, les aseguro que modificar un sólo artículo de nuestra tan violada Constitución actual, tendría un significado para ese futuro de Venezuela que todos deseamos, mucho mayor que el pulcro cumplimiento de todo su demás articulado.
Me refiero al artículo 12 que establece: "Los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles. Las costas marinas son bienes del dominio público".
A ese artículo, sujeto a mejor lenguaje legal, sólo sugeriría agregarle lo siguiente: "Todas las resultas económicas producidas por la explotación de los bienes del dominio público, serán repartidas, en cuotas iguales, entre los venezolanos por nacimiento. El Estado podrá retener de éstas, para sufragar sus costos de gestión, hasta un máximo de 20%, por concepto de contribución ciudadana.
¿Qué significaría lo anterior?
Que los ciudadanos no tendrían que chuparle más tanto las medias a los caciques y caciquillos de turno, buscando recuperar lo máximo de sus resultas petroleras.
Que los hasta ahora caciques y caciquillos de turno se volviesen unos gobernantes respetuosos de los ciudadanos, ante nada por cuanto serían éstos los que les pagan sus sueldos.
Que cada ciudadano estaría libre de consumir o sembrar sus resultas petroleras, de la manera que crea que a él y a su familia más le convenga.
Que al fin podríamos llegar a vivir en una nación en lugar de tener que vivir, como hoy, arrumados en el negocio de otros.
¿Les parece poco?

13 de febrero de 2014

Jóvenes, aspiren ser más que aspirinas

Excepto los protestados, y los que nacieron indiferentes... ¿quién no siente ternura y admiración por jóvenes que se arriesgan protestando a favor del mundo mejor en que creen?
Pero aún cuando no tenemos derecho de pedirle a los jóvenes que no protesten lo que su conciencia les pide, sí tenemos todo el derecho de rogarles que no se arriesguen demasiado por poca cosa. Y he ahí por lo que al mismo tiempo que me enorgullezco de los jóvenes venezolanos que hoy alzan sus voces, igual se me engurruña el corazón pensando en ellos.
Con su valentía pueden ayudar al país a conseguirse un gobierno mejor que ese que a diario evidencia no importarle un bledo lo que le pase al país, con tal de quedarse en el poder. Y eso produciría sin duda un gran alivio... pero igual sería, lamentablemente, sólo una aspirina.
A la larga, y quizás a la corta también, el sólo lograr un cambio de gobierno, por bienvenido que sea, cambiaría poco lo fundamentalmente equivocado de un país donde algo así como el 98% de todos los ingresos por exportaciones alimenta, directamente, el poder y la voracidad del Estado. Chequera petrolera mata buenas intenciones, y sólo hace del gobierno una mina explotable.
Qué distinto sería ver nuestros jóvenes rebelándose contra los eternos abusos de ese poder que representa nuestras resultas petroleras acaparadas por el Estado, declarando: "En nombre de la Venezuela del futuro aceptamos pagar los impuestos necesarios para sufragar la gestión del Estado, pero, de hoy en adelante, los sembradores del petróleo somos nosotros, los ciudadanos... para así tener futuro".
Por supuesto, para tal campaña admirable, tendría que surgir liderazgos ajenos a la tribu de los quítate-tú-para ponerme-yo que siempre nos ha comandado, por lo menos desde que en 1914 reventó Zumaque I.
Si los jóvenes lograsen quitarle la chequera petrolera al gobierno, y repartir las resultas por igual entre los ciudadanos, entonces sí que habrían logrado cimentar unos pilotes sobre los cuales pueden construir una nación digna y moderna. De no lograrlo y de seguir tal chequera en manos de petrócratas y oiligarcas, seguirán solo siendo miembros de un poblado indigno y primitivo.
Y si acaso la aspirina se entrega vía un golpe militar, pocas cosas puede permitirle a los alzados adquirir legitimidad democrática, como asegurar, con pruebas, que el golpe no es para ellos quedarse con las resultas petroleras, sino para ellos lograr la real independencia de Venezuela, entregándole al pueblo directamente lo que le pertenece.
Y si como militares les preocupa la defensa de los intereses de la nación, que no se olviden que una ciudadanía capaz de sembrar sus resultas petroleras, siempre significará una mejor defensa que la que ellos pueden proveer.
PS. Tasa cambiaria. En un país donde los dólares se venden en distintos mercados a distintos precios, la mejor tasa indicativa de la tasa de cambio real, es la tasa ponderada resultante. El hecho que un gobierno prohíba cualquier referencia a uno de esos mercados, no significa que un profesional que se respete pueda indicar como real, y menos usar para soportar un análisis, una tasa cambiaria chucuta, basada sólo en lo oficialmente permitido.
Leímos, en Aporrea, que Nicolás Maduro dio órdenes de inspeccionar a las agencias de viaje en todo el país, por cuanto algunas de éstas "están fijando los precios de los pasajes al llamado ‘dólar fantasma'". Ése dólar será más "fantasma" por lo que lo asusta que por lo fantasma.

30 de enero de 2014

Un neo Pacto de "Punto Fijo" no me basta

No tengo idea de cómo le irá a las partes combatientes de Siria, en reuniones donde dicen buscar disminuir la violencia de una cruenta guerra civil. De repente las circunstancias son tan complicadas que ni siquiera persiguen ese objetivo limitado.
En Venezuela la situación no ha llegado a los extremos de Siria, pero si no le damos un parado a la creciente conflictividad, nadie puede eliminar la posibilidad de peligrosos altercados. Si deseamos una solución pacífica, dentro del marco de una democracia, y sin tener que aceptar una dictadura militar, algo muy vergonzoso pero no por ello menos posible, se necesita reeditar una especie de Pacto de Punto Fijo... pues fue justamente para eso que ese pacto entre civiles demócratas antagónicos se hizo.
Ese neo Pacto de Punto Fijo debería, como mínimo, resultar en que la oposición obtenga una significativa y efectiva representación en Pdvsa, Banco Central, Corte Suprema de Justicia, Consejo Nacional Electoral... y que igualmente tenga de nuevo a su alcance una televisora nacional que le permita neutralizar la supremacía mediática del Estado.
Dado lo peligrosamente explosivo de la situación actual, lograr tal Pacto, sería algo fabuloso... y no soy quién para tener derecho a oponérmele.
No obstante, para lograr una Venezuela como la que verdaderamente desearía, una donde a todo joven venezolano que haya tenido un mínimo éxito profesional en el exterior, sin reservas le pueda decir "¡Si quieres regrese!", ese Pacto no basta.
Y lo digo por cuanto ese Pacto reconciliador, en esencia sería una renegociación entre los quítate-tú-pa-ponerme-yo... y hace tiempo que me rehúso a ya creerle más a quienes insultan nuestro intelecto, asegurándonos que, como unos Magos Mandrake, son capaces de manejar adecuadamente los ingresos del 98 por ciento de todas las exportaciones del país.
¡No! La abundancia de recursos fáciles para un gobierno, garantiza la presencia de ineptos y aprovechadores. Por ejemplo, haga cada quien el ejercicio de pensar en cuantos de los 100 funcionarios más importantes del gobierno actual hubiesen ocupado su posición si todo el ingreso del gobierno hubiere sido vía los impuestos sobre la renta... ¿Poquitos o ninguno?
¡No! Recursos fáciles abundantes, sólo permite alimentar las posibilidades políticas de quienes mejor logran expresar el populismo que solo promete, sea eso por la vía de un sencillo lenguaje que enamora al pueblo, o vía un sofisticado lenguaje cautiva en asombro al pueblo..."Uh-Eh ese sí que sabe".
Puede que a lo que más podamos aspirar en estos momentos es que se logre un neo-Pacto. Pero, de nuevo, eso no me quita el derecho de soñar con que un día logremos hacer añicos de ese odioso Petro-Estado que nos pisotea... todo y por cuanto le permitimos tener con que pisotearnos. Ése día solo puede llegar, o cuando el petróleo no vale nada, o cuando los venezolanos decidamos dejar el petróleo en el subsuelo, o cuando nos repartirnos entre todos por igual, las resultas del petróleo. Yo prefiero la última opción... ¿Y Usted?

23 de enero de 2014

Dejemos de causar pena ajena

Si se entrega el 98 por ciento de todas las exportaciones del país al Estado, para que éste las administre, o se es un emirato o una monarquía absoluta, o un Estado comunista o una primitiva tribu. El derecho de poder dizque elegir al emir, al rey, al dueño del partido o al cacique, poco cambia las cosas... es más, hasta lo hace peor.
En una democracia real, quien queda elegido presidente, o nombrado primer ministro por los elegidos parlamentarios, opera casi exclusivamente con los recursos provistos por los ciudadanos, y por lo cual debe responderles a éstos.
En nuestra democracia petrolera de pacotilla elegimos, no a quien ha de respondernos con sus servicios públicos, sino a quien nosotros hemos de mendigarle favores. Y el hecho que los favores que al elegido se le ocurra hacernos, son en gran parte pagados con nuestras propias resultas petroleras, ni siquiera es considerado.
Así que somos sólo unos sumisos indiecitos, sometidos a un rito que denominamos democracia, con el cual elegimos un cacique, para luego tener que bailar lo que a éste se le ocurra tocarnos... sea un merengue "gasolina regalada", o sea un son "Cadivi".
Cuando, en el siglo XXI, uno busca explicar lo anterior en el exterior, uno siente cómo el aire se llena de pena ajena; una que por cortesía o lástima no se traduce en preguntas tales como: ¿Y por qué son ustedes tan imbéciles como para seguir aceptando eso? ¿Y por qué siguen buscando mejores caciques cuando lo que tienen que hacer es tumbar el sistema, reclamar sus resultas petroleras, y luego elegir un presidente que les responda a ustedes?
En septiembre 1998 publique un artículo en Economía Hoy que titule "Del petróleo la renta y la Constituyente". En ése escribí:
"Al discutir sobre la separación de poderes, por ejemplo la del Poder Judicial, no nos olvidemos de la necesidad de también separar los poderes monetarios, a Pdvsa, el generador de recursos, del Fisco, el derrochador de éstos... Mientras los ingresos petroleros no hayan pasado por nuestros bolsillos (según dicen para no corrompernos) poca será la importancia que le damos a la función de supervisar el rendimiento producido por aquellos que gentilmente se han ofrecido administrarlos en nombre nuestro".
Lamentablemente en este país, que prefiere la ilusión de encontrarse un mesías para no tener que asumir la responsabilidad, pocos hicieron caso al tema, el cual ni apareció en las discusiones de la Constituyente de 1999.
Hoy, 15 años más tarde, cuando los lamentos de no haberlo hecho deberían ser mayores, quizás la repartición de las resultas petroleras entre los ciudadanos como un principio fundamental de la nación, pueda que tenga la receptividad que se merece... digo para así no tener que seguir pasando pena ajena en el exterior, o seguir siendo todos unos sumisos pedigüeños en Venezuela.
El otro día oímos al cacique de turno, Nicolás, tratar de describir por dónde andaba el país... atacando a una burguesía parasitaria, aun cuando sabemos todos que el país está en manos de una petrocracia parasitaria. Por Dios, ni siquiera el cacique Carlos Andrés era capaz de tanta desfachatez.
Así que, Cacique Nicolás, no mienta más. El único proyecto que realmente resulta en un pueblo protagónico en nuestro país, es el que les entrega a los ciudadanos sus resultas petroleras.
PS. Leemos sobre Cuba liberando presos políticos. ¿Será que Cuba no quiere que Venezuela libere a Simonovis, para que ellos así queden mejor liberando a sus presos políticos?

16 de enero de 2014

Ansiando la independencia de Venezuela

Nuestras resultas petroleras no provienen de una actividad productiva, sino de la extracción de unos activos no renovables que la providencia depositó en nuestro subsuelo.
Hay solo tres razones por las cuales se podría justificar que le dejemos al Estado, el manejo y el reparto de tales resultas.
La primera es que sinceramente consideramos que su administración, por parte del Estado, y su posterior repartición, producirán un mejor resultado, que de los ciudadanos recibir y administrar cada quien su cuota parte.
De ser lo anterior cierto, no les quede la menor duda que todos los países prósperos del mundo, serían hoy todos capitalismos de Estado, disfrazados o como comunistas o como monarquías absolutas.
La segunda es por cuanto, no tan sinceramente, consideramos que manteniendo las resultas petroleras concentradas en el Estado, y haciéndonos cortesanos de éste, podamos lograr más de estas de lo que sería nuestra cuota equitativa.
Lo que no valorizamos en tal caso, es el costo de ser unos sumisos cortesanos de por vida... ¿o acaso nos llenamos la boca hablando de libertad, pero nos sentimos más cómodos siendo súbditos?
La tercera es que creemos en milagros... y además, para colmo, en su sostenibilidad. Y lo digo por cuanto si de repente un Mesías político criollo que administrase nuestras resultas petroleras maravillosamente milagrosamente apareciese... apuéstenlo que al que le sigue no le tardaría nada en echarlo todo a perder.
Así que en Venezuela hay solamente dos tipos de liderazgo político:
Los actuales. Quienes pretenden ser jefes públicos y administrar las resultas petroleras en beneficio de todos los venezolanos... y a veces, cuando tienen el ego especialmente inflado, hasta en beneficio de toda la humanidad, o...
Los necesarios. Quienes están dispuestos a ser servidores públicos, dejándole la administración de las resultas petroleras a los ciudadanos y ejerciendo sus funciones con los recursos que la ciudadanía estaría dispuesta a concederles vía impuestos.
Los primeros son una simple continuación del legado monárquico español, los segundos representarían los verdaderos luchadores por la independencia.
No puede haber nación realmente independiente sin ciudadanos independientes. Por cuanto hoy los venezolanos dependemos demasiado de quienes le han puesto las manos a nuestras resultas petroleras, la verdad es que por mucho que nos duela... y perdóname Simón Bolívar, como que lo de nuestra independencia termino siendo solo un rumor... cuando, en julio de 1914, reventó Zumaque I y se inicio al reinado absoluto de los petrócratas.
Solo me queda rogar porque algunos políticos con verdadera vocación de servicio público, levanten la bandera de la repartición de las resultas petroleras.
Lo poco logrado con los barriles de petróleo extraídos para siempre, desde 1974 hasta la fecha, debería contener suficiente material para montar una campaña admirable que logre convencer a nuestros tantos pobres y no tan pobres... la carne de cañón de los ataques populistas... que deben exigir recibir su cuota de resultas petroleras.
Por ejemplo sobre la tan cacareada disminución del índice de pobreza en Venezuela durante los últimos 15 años... ¿cuánto se debe al aumento en resultas petroleras y cuánto a una "excelente" administración por parte del Gobierno? Apuesto que de haberse repartido tales resultas equitativamente entre los ciudadanos, ese índice de pobreza hubiese bajado mucho más... y además de manera más sostenible, en democracia.

9 de enero de 2014

Una patria no debe ser un botín

Nuestra historia nos evidencia que quienes ejercen los cargos de autoridad con los cuales deciden sobre el destino de nuestras resultas petroleras, se vuelven engreídos, altaneros y hasta abusadores. Lo que no se entiende es cómo nuestro pueblo pueda hablar de independencia, y aún así tenga que calarse los abusos de tales engreídos altaneros.
Si un movimiento político alterno pudiese tener un significado trascendental para nuestro país, sería ése cuya finalidad principal fuese poner en cintura a los engreídos altaneros abusadores.
Si un movimiento político alterno pudiese tener un significado trascendental para nuestro país, sería ése que tuviese como finalidad mejorar el país a fondo, y no solo saciar con algunas sinvergüencerías a algunos de los venezolanos de turno.
Y hablo de un movimiento político alterno cuya respuesta inmediata, a las "importantísimas" informaciones provistas por la ministra de Información sobre el destino de viajes de algunos de la oposición, fuese: ¿y quién subsidia inmoralmente con dólares baratos los viajes al exterior?
El actual sistema cambiario, así como el regalar la gasolina, representa corrupción al más alto nivel. Tal corrupción promueve la injusticia social y hace imposible construir un buen futuro. El movimiento político que lograse convencer a la nación venezolana de aquello, sería una oposición que pudiese ocupar una altura moral que a la larga todos respetarían. Pero, extrañamente, tristemente, parece que a ningunos de los dos lados enfrentados les interese ocupar ese escaño.
En 2006 se publicó "El reporte del grupo de estudio sobre Iraq" que incluía las conclusiones de un variado número de representantes de Estados Unidos. Entre los objetivos declarados estaba crear las condiciones necesarias para reforzar los esfuerzos de reconciliación nacional en Iraq, entre los suníes y chiítas. Y entre los principales retos a los cuales tal reconciliación se enfrentaba se encontraba, por supuesto, la distribución de sus resultas petroleras.
Y el libro mencionaba: "hay propuestas para redistribuir una porción de las resultas petroleras directamente a la población, sobre una base igual per cápita. Estas propuestas tiene el potencial de otorgarle a todos los iraquíes un interés en el principal recurso natural de la nación".
Hoy leemos sobre los temores de una guerra civil en Iraq, por cuanto suníes de la provincia de Anbar se encuentran en abierta rebelión en contra del gobierno de Nouri al-Maliki dominado por chiítas. Y no puedo dejar de pensar sobre qué hubiese pasado si Estados Unidos hubiese invertido, solo un pequeño porcentaje de los tantos fondos que gasto en Iraq, en desarrollar los mecanismos que permitiesen distribuir de manera transparente, a los ciudadanos iraquíes, sus resultas petroleras.
Y que de repente así Iraq hubiese dado el ejemplo que los miembros de la tribu de los quítate-tu-pa-ponerme-yo de Caracas, se resisten a dar.
En estos días donde el diálogo cada día importa más, he de reconocer que cada vez siento menos ganas de dialogar con miembros de tal tribu.
Soy oposición por cuanto hay que ser oposición. Pero me rehúso ser oposición para solo quitar a unos para poner a otros a manejar nuestras resultas petroleras. Inmensamente más importante es quitarle para siempre al Estado la chequera con nuestras resultas petroleras.
Ojalá tuviésemos muchos más valientes patriotas dispuestos a pelear por la independencia de la patria, y no solo por el botín.